Cáncer

Cribado del cáncer colorrectal

Dos estudios de casos y controles (Selby et al., 1992;.. Newcomb et al., 1992) han aportado pruebas científicas que inducen a pensar que un método eficaz para detectar el cáncer colorrectal podría ser la sigmoidoscopia, cuyos beneficios pueden llegar a durar diez años.

Sin embargo, dado que en esos estudios no se puede eliminar el efecto del sesgo de selección, es posible que los beneficios de la sigmoidoscopia se hayan sobreestimado. Se están realizando ensayos para evaluar la eficacia de la sigmoidoscopia flexible y la colonoscopia como métodos de cribado.

Varios ensayos han evaluado el efecto de la prueba de sangre oculta en heces (PSOH). En uno de ellos, realizado en Minnesota (Estados Unidos), se utilizó la PSOH todos los años en un grupo y cada dos años en otro. Inicialmente, el resultado fue que la PSOH anual, a diferencia de la realizada cada dos años, contribuía a reducir la mortalidad por cáncer colorrectal después de un período de unos diez años (Mandel et al., 1993).

Un informe más reciente, para el que el seguimiento llegó a durar 18 años, mostró una reducción de la mortalidad a un nivel inferior si el cribado se realizaba cada dos años (Mandel et al., 1999). Otros ensayos, realizados en Europa, también demostraron que el cribado bienal contribuía a reducir la mortalidad (Hardcastle et al., 1996;.. Kronborg et al., 1996).

Es evidente que la principal dificultad que plantea el cribado mediante PSOH es su falta de especificidad, sobre todo si la muestra se rehidrata, lo que aumenta notablemente el costo de estos programas. Además, al parecer la sensibilidad de esta prueba en la detección de adenomas es escasa.

En conjunto, los ensayos sobre la PSOH indican que, tras un período de unos diez años, con la prueba de cribado bienal puede producirse una reducción de hasta un 20% en la mortalidad por cáncer colorrectal, porcentaje que aumenta si el cribado es anual. Con todo, a no ser que se logre un grado de cumplimiento de la prueba elevado, los beneficios que podrían obtenerse en la población general serían mucho menores y no guardarían proporción con el gasto que supondría el programa de cribado.

Compartir