Campañas mundiales de salud pública de la OMS

Mensajes clave - Día Mundial del Donante de Sangre 2013

Con una sola unidad de sangre donada se pueden salvar hasta tres vidas.

Cada año se realizan 107 millones de donaciones de sangre en todo el mundo. Aproximadamente la mitad de esas donaciones corresponden a países de ingresos altos, donde solo se concentra un 15% de la población mundial.

Muchos de los pacientes que necesitan transfusiones, especialmente en los países en desarrollo, no pueden acceder a tiempo a sangre segura.

La donación voluntaria y no remunerada de sangre es fundamental para que exista un suministro suficiente de sangre segura. Los donantes voluntarios regulares representan la fuente más segura de suministro de sangre, ya que hay menos casos de infecciones transmitidas por la sangre entre esos donantes que entre las personas que donan sangre a familiares en caso de emergencia o que lo hacen a cambio de dinero.

En los países de ingresos bajos y medianos, la sangre donada se utiliza principalmente para casos de complicaciones relacionadas con el embarazo y de anemia infantil grave.

En los países de ingresos altos, las transfusiones se utilizan sobre todo en cirugía cardíaca, cirugía de trasplante, tratamiento de traumatismos graves y tratamientos contra el cáncer.

El suministro suficiente de sangre segura a través de sistemas nacionales de transfusión bien organizados debería ser parte integrante de la política de atención de salud de cada país.

El suministro suficiente de sangre segura a través de sistemas nacionales de transfusión bien organizados debería ser parte integrante de la política de atención de salud de cada país.

La OMS proporciona orientación sobre políticas y asistencia técnica para ayudar a los países a garantizar la disponibilidad de sangre y productos sanguíneos seguros para las personas que los necesitan, así como su correcta utilización.

Compartir