Boletín de la Organización Mundial de la Salud

La sensibilización es el primer paso en la batalla contra el cáncer de mama

En los países en desarrollo la mayoría de las mujeres a las que se les diagnostica cáncer de mama no sobreviven, porque la detección se efectúa demasiado tarde. La Sra. Motunrayo Bello informa sobre los problemas que plantea el cáncer de mama en Nigeria.

Como tantos otros nigerianos, la Sra. Betty Anyanwu Akeredolu creía que el cáncer de mama era una "enfermedad de mujer blanca", algo que nunca podría sucederle a ella. Por eso, cuando sintió un bulto en el pecho, en 1997, reaccionó como muchas de sus compatriotas podrían haberlo hecho: "Decidí mantenerlo en secreto. Esperaba poder ignorarlo."

Sin embargo, varias semanas más tarde se sintió impulsada a buscar tratamiento después de ver un documental sobre Carol Baldwin, una mujer estadounidense a quien le habían diagnosticado un cáncer de mama y, tras una doble mastectomía realizada más de 20 años atrás, se había convertido en una destacada activista y recaudadora de fondos para la investigación sobre el cáncer de mama.

Una enfermera practica un examen de mama en una clínica de Ikorodu, Lagos
Ministerio de Salud de Lagos
Una enfermera practica un examen de mama en una clínica de Ikorodu, Lagos

"Me di cuenta de que tenía que hacer frente a la enfermedad", dice la Sra. Anyanwu Akeredolu. "Tenía que hablar con alguien, y me dije a mí misma: 'si lo que sentí hace apenas unas semanas resulta ser un cáncer, me recuperaré como lo hizo esa mujer'".

La Sra. Anyanwu Akeredolu relata con orgullo cómo se sometió al tratamiento completo, incluida una mastectomía y radioterapia, en el University College Hospital de Ibadan. "Algunas supervivientes nigerianas relatan cómo viajaron a países desarrollados para recibir tratamiento. Pero no muchas personas pueden permitirse ese lujo. El sistema de salud de Nigeria es su única oportunidad. Contamos con profesionales de la salud cualificados y dispuestos a prestar la mejor atención que, sin embargo, se ven limitados por falta de infraestructura y de un entorno propicio. "

El deseo de compartir su historia la llevó a fundar la Breast Cancer Association of Nigeria, una organización que contribuye a luchar contra el cáncer de mama a través de actividades de educación pública, apoyo al paciente, promoción e investigación. "Yo estaba decidida a hablar. Así como yo necesité saber de alguien que se había recuperado del cáncer de mama, me propuse ser la persona que podría tranquilizar a otras mujeres; la que les dijera que si yo me había podido recuperar aquí, en Nigeria, ellas también podrían."

La Sra. Felicia Knaul, directora de Global Equity Initiative de la Universidad de Harvard, Secretaría del Grupo de Trabajo Mundial sobre el acceso ampliado a la atención y el control del cáncer en los países en desarrollo, también cree que las mujeres con cáncer necesitan más modelos de conducta o ‘líderes’, como ella las llama. "Haber visto a una líder que sigue viviendo a pesar de la enfermedad es muy importante para las mujeres con cáncer", dice la Sra. Knaul. "Las tasas de supervivencia están mejorando. Las pruebas obtenidas en todo el mundo demuestran que gracias a la detección temprana y el tratamiento hay una gran esperanza de supervivencia y muchos años de vida sana."

Al igual que la Sra. Anyanwu Akeredolu, la Sra. Knaul decidió ayudar a otras a afrontar la enfermedad, después de que le diagnosticaran un cáncer de mama en 2007, cuando tenía 41 años, en una clínica de Cuernavaca (México), y tras recibir casi todo el tratamiento en centros locales. Tras conocer su diagnóstico fundó Cáncer de Mama: Tómatelo a Pecho, un programa que promueve actividades de investigación, promoción, sensibilización y detección temprana en América Latina.

Los grupos de apoyo de la Sra. Anyanwu Akeredolu y la Sra. Knaul son importantes para promover la concienciación respecto del cáncer de mama en países de bajos y medianos ingresos en los que el analfabetismo, las creencias religiosas y de salud, así como las desigualdades de género y sociales suelen impedir el acceso de las mujeres a servicios e información, especialmente sobre la importancia de someterse sin demora a un tratamiento cuando se detecta un cáncer. Además, dice la Sra. Knaul, el potencial de promoción que conlleva la lucha contra el cáncer de mama se puede aprovechar para alentar esfuerzos más amplios orientados a emancipar a las mujeres y promover su salud en general.

La Sra. Betty Anyanwu Akeredolu, fundadora de la Breast Cancer Association of Nigeria, comparte su historia para tranquilizar a otras mujeres con diagnóstico de cáncer de mama.
Ramak Photos
La Sra. Betty Anyanwu Akeredolu, fundadora de la Breast Cancer Association of Nigeria, comparte su historia para tranquilizar a otras mujeres con diagnóstico de cáncer de mama.

La Sra. Knaul dijo que el estigma y la discriminación también obstaculizan gravemente las decisiones de las mujeres y su determinación para buscar asesoramiento médico cuando encuentran un bulto en el pecho. Las mujeres suelen tener dificultades para "hacer público" su cáncer de mama por temor a ser abandonadas por sus parejas o perder sus empleos.

Según el Centro Internacional de Investigaciones sobre el Cáncer, el cáncer de mama es el cáncer más frecuente entre las mujeres, y a tenor de las estimaciones, en 2008 se diagnosticaron unos 1,38 millones de casos en todo el mundo. También es la principal causa de defunción por cáncer entre las mujeres, tanto en los países desarrollados como en desarrollo. Las tasas de supervivencia del cáncer de mama difieren ampliamente en todo el mundo, y van desde un 80% o más en América del Norte, Suecia y Japón, a un 60% en los países de medianos ingresos y menos del 40% en países de bajos ingresos. Las bajas tasas de supervivencia en los países menos desarrollados se deben principalmente al diagnóstico tardío de la mayoría de los casos.

La prevención del cáncer de mama no se basa solo en la educación y la autonomía de las mujeres; también es esencial inculcar a los trabajadores de la salud las capacidades y actitudes adecuadas. "En los países en desarrollo, muchas mujeres visitan al especialista cuando ya tienen tumores en fase avanzada, que se podrían haber detectado en el nivel de atención primaria. Pero no tenemos enfermeras y ni médicos de atención primaria capacitados para reconocer los síntomas que podrían estar relacionados con el cáncer, ni realizar un examen clínico de los senos, ni analizar los antecedentes familiares de cáncer de mama. Se los ha instruido en el convencimiento de que estas no son las principales causas de defunción de las personas pobres y por lo tanto no deberían buscarlas, y no lo hacen."

La detección temprana no requiere necesariamente equipos de diagnóstico costosos. En los países que no disponen de la tecnología de mamografía para la detección masiva, un examen clínico de rutina realizado por agentes de salud comunitarios, enfermeras y médicos cualificados puede ayudar a diagnosticar más casos tempranamente. En colaboración con el Regional Cancer Centre de Trivandrum (India), el Centro Internacional de Investigaciones sobre el Cáncer está realizando un ensayo con 120.000 mujeres, a fin de evaluar la eficacia de un conjunto de intervenciones dirigidas a reducir la mortalidad por cáncer de mama, entre las que se incluyen la sensibilización y el examen clínico de los senos.

La detección es sólo el primer paso. El siguiente consiste en comunicar a la paciente los resultados de las pruebas pertinentes y proporcionarle orientación en lo relativo al tratamiento. "Muchas mujeres no seguirán adelante porque no querrán someterse a la cirugía y el estigma si piensan que de todos modos van a morir ", dice la Sra. Knaul.

"Si no se dispone de ciertas tecnologías, es importante dar a los pacientes otras opciones, por ejemplo, recomendarles la mastectomía en vez de la tumorectomía en caso de que no se disponga de servicios de radioterapia y la cirugía sea factible. Desde el punto de vista ético tenemos que ofrecer a cada mujer la mejor posibilidad de supervivencia, teniendo en cuenta su entorno y sus circunstancias. "

Mujeres esperan para someterse a pruebas gratuitas de detección del cáncer de mama y recibir información.
Ministerio de Salud de Lagos
Mujeres esperan para someterse a pruebas gratuitas de detección del cáncer de mama y recibir información.

La Sra. Knaul cree que se puede hacer mucho más en el nivel primario, y que tal vez los hospitales no siempre sean los mejores lugares para tratar a pacientes de cáncer en los países en desarrollo, especialmente cuando las mujeres deben viajar lejos de su hogar y sus familias para someterse a un tratamiento de quimioterapia a largo plazo. "Una mejor opción podría consistir, por ejemplo, en acercar el tratamiento al paciente mediante la administración de quimioterapia en dispensarios locales. Aquí tenemos una oportunidad que nos permite determinar científicamente cuáles son las tecnologías más apropiadas para dispensar gran parte de esos cuidados. "

La Dra. Olufemi Taiwo, Directora del Departamento de Control de Enfermedades del Ministerio de Salud del Estado de Lagos dijo que el Gobierno de ese Estado tenía la firme determinación de reducir las tasas de incidencia del cáncer, en particular el cáncer de mama, que es el tumor maligno más frecuente en mujeres de edad fecunda en Nigeria.

Con el fin de informar a las mujeres sobre la autoexploración mamaria, el Ministerio viene ejecutando desde 2006 un programa de concienciación que ha dado lugar al establecimiento de sólidas alianzas con dirigentes religiosos y comunitarios. "Ahora entramos en escuelas, mercados, iglesias y mezquitas para distribuir notas y folletos informativos. Todavía queda mucho camino por recorrer ", añade la Dra. Taiwo.

La Sra. Anyanwu Akeredolu dice que la Breast Cancer Association of Nigeria ha desarrollado un programa de bienestar llamado Breakfast Aerobics, cuya finalidad es promover un estilo de vida sano por medio del ejercicio, la dieta equilibrada y la información sobre la autoexploración mamaria.

Según la Dra. Taiwo, muchas mujeres no buscan asesoramiento médico porque creen que el tratamiento sería demasiado caro. "Vemos a mujeres resignadas que padecen la enfermedad hasta que el caso se agrava. Sin embargo, hemos realizado esfuerzos para reducir esta carga mediante la designación de seis hospitales generales en todo el estado, en los que se practica gratuitamente la tumorectomía. "En el University College Hospital de Ibadan se ofrecen exámenes y asesoramiento terapéutico gratuitos a las mujeres más pobres. A partir de 2010, los pacientes externos más necesitados que acuden a este hospital para recibir tratamiento se han alojado gratuitamente en el Hope Lodge, gestionado por la Breast Cancer Association of Nigeria. "Este es un progreso extraordinario para reducir la carga que recae pesadamente sobre los hombros de las familias", dice la Sra. Anyanwu Akeredolu.

La Dra. Taiwo indicó que el Ministerio estaba colaborando con expertos del sector sanitario en la formulación de una política integral del Estado para el control del cáncer y el mejoramiento de su deficiente sistema de recopilación de datos sobre el cáncer. Añadió que el seguro de cobertura universal recientemente establecido en Nigeria incluirá el tratamiento oncológico, si bien los detalles "aún se están elaborando".

La Sra. Anyanwu Akeredolu cree que se requiere un enfoque más coordinado para hacer frente a las elevadas tasas de morbilidad y mortalidad por cáncer en Nigeria. "Actualmente contamos con numerosas organizaciones no gubernamentales que trabajan por separado y duplican sus esfuerzos en este sector. Creo firmemente que podríamos lograr mucho más si nos uniéramos para subsanar las deficiencias y colaborar de forma integral con el Gobierno en la formulación de políticas eficaces. "

Los programas de sensibilización están mostrando signos de éxito, y el número de mujeres examinadas y tratadas por cáncer de mama va en aumento. "En la actualidad, los hospitales oncológicos de todo el Estado se ven frecuentemente desbordados con las remisiones procedentes de los programas comunitarios de detección", dice una doctora de la unidad de oncología del Lagos State University Teaching Hospital.

Ahora se necesitan más fondos y compromisos para mejorar el tratamiento ofrecido a las mujeres tras el diagnóstico, dice la doctora. La falta de acceso a equipos de diagnóstico y radiografía, es un problema grave, especialmente para las mujeres de zonas rurales. "Aquí, ahora mismo, el mamógrafo de la unidad de oncología ni siquiera funciona, y tampoco podemos administrar radioterapia, por lo que tenemos que remitir a los pacientes a otros hospitales", añade. "Con una población de casi 160 millones de personas, unos pocos mamógrafos en funcionamiento simplemente no son suficientes."

Compartir