Boletín de la Organización Mundial de la Salud

Julio 2013: Las medidas para controlar el tabaco reducen el número de fumadores y evitan muertes

NOTA PARA LOS LECTORES: El Boletín de la Organización Mundial de la Salud fue creado por la OMS como un foro donde expertos en salud pública publicaran sus hallazgos, expresaran sus opiniones y atrajeran la atención de un público más amplio hacia temas críticos de la salud pública de actualidad. Por consiguiente, las opiniones expresadas por los autores en estas páginas no representan necesariamente las opiniones de la OMS.

Nota para los medios de información

Las medidas de control del tabaco adoptadas en 41 países entre los años 2007 y 2010 evitarán aproximadamente 7,4 millones de muertes prematuras hasta el año 2050, de acuerdo con un estudio publicado hoy en el Boletín de la Organización Mundial de la Salud.

El estudio es uno de los primeros en observar el efecto de las medidas sobre el número de muertes evitadas desde la creación del Convenio Marco de la Organización Mundial de la Salud para el Control del Tabaco en 2005. La importancia de este estudio radica en que demuestra el éxito de dicho Convenio Marco en la reducción del consumo de tabaco y, con ello, en la prevención de muertes.

«Es un descubrimiento espectacular que los gobiernos puedan salvar tantas vidas con la puesta en marcha de estas sencillas estrategias para controlar el tabaco», afirmó el autor principal del estudio, el profesor David Levy del Georgetown Lombardi Comprehensive Cancer Center de la Universidad de Georgetown en Washington DC.

En base a pruebas científicas, la OMS identificó en el año 2008 las seis medidas de control del tabaco más eficaces para reducir el consumo de tabaco y comenzó a facilitar asistencia técnica para ayudar a los países a cumplir las obligaciones del Convenio Marco de la OMS para el Control del Tabaco.

Conocidas con el nombre de MPOWER, estas medias se corresponden con una o varias de las disposiciones relativas a la reducción de demanda incluidas en el Convenio Marco de la OMS para el Control del Tabaco.

Monitoring tobacco use and prevention policies (control del consumo de tabaco y estrategias de prevención), Protecting people from tobacco smoke (proteger a las personas del humo del tabaco),Offering help to quit tobacco use (ofrecer ayuda para abandonar el hábito de fumar), Warning people about the dangers of tobacco (advertir sobre los peligros del tabaco), Enforcing bans on tobacco advertising (implementar prohibiciones sobre los anuncios de tabaco), Promotion and sponsorship (promoción y patrocinio), y Raising taxes on tobacco (incremento de los impuestos sobre el tabaco).

Los autores del estudio llevaron a cabo un ejercicio de simulación y proyectaron el número de muertes prematuras evitadas hasta el año 2050 con la implementación de una o varias de estas medidas.

El estudio se centró en los 41 países (dos de los cuales no forman parte del Convenio Marco de la OMS para el Control del Tabaco) que habían puesto en marcha medidas para la reducción de la demanda con el «grado más alto de realización», es decir, al nivel que ha demostrado lograr el mayor impacto.

La población de dichos países representaba aproximadamente mil millones de personas, o una séptima parte de la población mundial de 6,9 mil millones en 2008, y el número total de fumadores en esos países en 2007 era de casi 290 millones.

De los 41 países, 33 habían puesto en marcha una medida MPOWER, y el resto había implementado más de una medida.

Dado que uno de cada dos fumadores fallece prematuramente por alguna enfermedad relacionada con el tabaco, los autores calcularon que las medidas MPOWER elegidas, adoptadas en los 41 países podrían prevenir la muerte prematura de la mitad de los 14,8 millones de fumadores que abandonaran el hábito, esto es, de 7,4 millones de personas, hasta el año 2050.

El estudio mostró que casi la mitad de las muertes evitadas podrían atribuirse al incremento de los impuestos del tabaco (3,5 millones).

El número total de muertes evitadas, tal como se calculó, no toma en consideración el hecho de que algunos fumadores dejarán de fumar en ausencia de estrategias de control el tabaco firmes, pero también omite las muertes prematuras adicionales que podrían tener lugar entre los jóvenes que habrían empezado a fumar en ausencia de dichas estrategias.

«Además de los 7,4 millones de fallecimientos evitados, las medidas de control del tabaco examinadas pueden conllevar otras ventajas para la salud, como una disminución de los resultados adversos en nacimientos, entre ellos el peso bajo al nacer, relacionados con el tabaquismo materno, así como una reducción de los gastos de atención sanitaria y menor pérdida de productividad debida a enfermedades relacionadas con el tabaco», afirmó Levy.

Si estas medidas de control del tabaco de alto nivel se pusieran en marcha aún más ampliamente, se podrían evitar más millones de muertes relacionadas con el tabaco, según el doctor Douglas Bettcher, director del Departamento de Enfermedades No Transmisibles de la OMS.

«El consumo de tabaco es la única causa de muerte en el mundo que de verdad se puede evitar, con seis millones de fallecimientos anuales atribuibles al tabaquismo en la actualidad, y si esta tendencia continúa, podrían aumentar a ocho millones anuales para el año 2030», afirmó Bettcher.

«La adopción de las medidas correctas puede evitar esta epidemia de tabaquismo por completo».

El Convenio Marco de la OMS para el Control del Tabaco surgió como respuesta a la globalización de la epidemia de tabaquismo.

Desde su entrada en vigor en 2005, 175 países y la Unión Europea han pasado a formar parte del Convenio Marco de la OMS para el Control del Tabaco.

Ningún otro acuerdo ha sido adoptado tan ampliamente y con tanta rapidez en la historia de las Naciones Unidas, e incluye a casi el 90 % de la población mundial.


El Boletín de la Organización Mundial de la Salud es una de las principales revistas de salud pública del mundo. Es la publicación insignia de la Organización y presta especial atención a los países en desarrollo. Los artículos son examinados por expertos y son independientes de las directrices de la OMS. Los resúmenes están disponibles en los seis idiomas oficiales de las Naciones Unidas: árabe, chino, inglés, francés, ruso y español.

Puede consultar el índice del número de julio en: http://www.who.int/bulletin/volumes/91/7/es/index.html

El índice completo de todos los números del Boletín publicados desde 1948 está disponible gratuitamente para todos los lectores a través de PubMed Central, en la dirección: http://www.pubmedcentral.nih.gov/tocrender.fcgi?journal=522&action=archive

Si desea más información, puede ponerse en contacto con:

Fiona Fleck
Jefa de redacción, Boletín de la Organización Mundial de la Salud,
Organización Mundial de la Salud
Telf.: +41 22 791 1897
E-mail: fleckf@who.int

Profesor David T. Levy
Profesor dedicado a la investigación para el control del cáncer
Georgetown Lombardi Comprehensive Cancer Center
Centro Médico de la Universidad de Georgetown
Washington DC, EE.UU.
Telf.: +1 202-687-0863
Móvil: +1 240-506-8923
E-mail: dl777@georgetown.edu

Karen Mallet, Responsable de comunicación
Georgetown Lombardi Comprehensive Cancer Center
Centro Médico de la Universidad de Georgetown
Móvil: +1 215 514 9751
E-mail: km463@georgetown.edu

Dr Douglas Bettcher
Director del Departamento de Enfermedades No Transmisibles
World Health Organization
Geneva, Switzerland
Telf.: +41 22 791 4253
E-mail: bettcherd@who.int

Compartir