Envejecimiento y ciclo de vida

Las emergencias y las personas de edad

Las situaciones de emergencia son cada vez más frecuentes en todo el mundo y las personas mayores siguen siendo uno de los grupos más gravemente afectados por ellas. Sin embargo, por lo común las organizaciones humanitarias pasan por alto las necesidades y las posibles aportaciones de este grupo de edad tanto al formular sus políticas como al actuar sobre el terreno.

Durante una situación de emergencia operan unos factores sanitarios y sociales específicos que, ya sea por separado o en conjunto, afectan particularmente a las personas mayores. Se trata de los siguientes:

  • la salud física;
  • la salud bucodental y el estado de la dentadura;
  • la salud mental;
  • la capacidad funcional y las discapacidades;
  • los modos de vida;
  • la nutición;
  • las relaciones familiares y sociales;
  • la situación económica;
  • las cuestiones de género.

La toma de conciencia acerca de las necesidades de las personas mayores

La consideración de estos factores puede ayudar a reconocer a las personas de edad que están en riesgo antes, durante y después de una situación de emergencia. Por ejemplo, los defectos que en circunstancias ordinarias no entorpecen las actividades cotidianas, repentinamente pueden convertirse en obstáculos que anulan la capacidad de la persona para poder hacer frente a una situación de emergencia. Una persona de edad con reumatismo de las rodillas, que no ve bien y oye mal puede repentinamente quedar incapacitada para conseguir comida o recibir mensajes que le indican que debe huir del peligro.

Para la OMS, las personas mayores no son simplemente un grupo de población vulnerable. Por el contrario, generalmente son muy resistentes y adaptables y gracias a su conocimiento de la comunidad, la experiencia de emergencias anteriores y su posición respetada dentro de la familia y la sociedad representan recursos valiosos que conviene aprovechar.

La toma de conciencia acerca de las necesidades de las personas mayores y las aportaciones que pueden hacer por parte de quienes formulan políticas y directrices puede favorecer la aplicación de intervenciones más eficaces, en particular el acceso equitativo de los ancianos a servicios sanitarios y sociales esenciales en todas las fases de una emergencia.

Las actividades de la OMS

La OMS ha participado activamente en la creación de conciencia en torno a las necesidades de las personas mayores y lo que estas pueden aportar. Se han sacado a la luz varias publicaciones sobre las personas mayores en las emergencias, en particular el informe Older persons in emergencies: An active ageing perspective, basado en estudios efectuados en 2006 y 2007 por la OMS, el Organismo de Salud Pública del Canadá y Help the Aged del Reino Unido.

Compartir