Acerca de la OMS

Promoción de los Objetivos de Desarrollo del Milenio: logros del Níger

Mayo de 2014

Concluir la labor pendiente de los Objetivos de Desarrollo del Milenio (ODM) relacionados con la salud previstos para 2015 seguirá siendo una prioridad de liderazgo de la OMS en los próximos seis años. Esos objetivos se refieren a la mortalidad maternoinfantil y al VIH/SIDA, el paludismo y otras enfermedades.

Un país que ha registrado notables avances en lo que respecta a las tasas de mortalidad infantil es el Níger. Pese a ser una de las naciones más pobres del mundo, con una de las tasas de fecundidad más altas – 7,1 hijos por mujer —, ha sido capaz de lograr una reducción importante de la mortalidad infantil.

En 1990, el Níger tenía la tasa de mortalidad infantil más alta del mundo, y en 1998, la tasa de mortalidad de los menores de 5 años ascendía a 274 por cada 1000 nacidos vivos. Sin embargo, en 2012 esa cifra había caído a 127 por cada 1000 nacidos vivos, lo que representa un ritmo medio de disminución anual del 6%, muy superior al 4,3% necesario para alcanzar el cuarto Objetivo de Desarrollo del Milenio. El Níger obtuvo mejores resultados que sus vecinos. Y esa disminución se ha observado entre la población de todos los niveles de ingresos, en las zonas rurales y las urbanas y entre las niñas y los niños.

¿Cómo se logró esa envidiable reducción?

El Gobierno adoptó la decisión de proporcionar atención sanitaria gratuita a todos los niños y embarazadas.

En primer lugar, el país decidió centrarse en la atención primaria de salud prestada a las mujeres y los niños, estableciendo una política nacional sobre la aplicación de la Atención Integrada a las Enfermedades Prevalentes de la Infancia (AIEPI), un enfoque integrado que abarca tanto la prevención como el tratamiento de enfermedades, sobre todo en los centros ambulatorios y en el hogar.

La OMS y el UNICEF proporcionaron formación en atención clínica integrada en la comunidad a agentes de salud comunitarios remunerados. Además, el Gobierno adoptó la decisión de prestar atención sanitaria gratuita a todos los niños y todas las embarazadas. Al suprimirse el cobro de tasas se produjo un aumento enorme del uso de los servicios. La atención se prestó sobre todo en los puestos de salud construidos en las zonas rurales y las zonas aisladas que se encontraban lejos de los establecimientos sanitarios existentes.

En segundo lugar, se pusieron en marcha campañas masivas para llevar a cabo intervenciones como la vacunación contra el sarampión y la distribución de mosquiteros tratados con insecticida para prevenir la malaria. Por último, los servicios de salud pública comenzaron a prestar mucha atención a la nutrición.

Esas tres estrategias combinadas, unidas a la focalización en el acopio periódico de datos de calidad, son las que permitieron que la situación cambiara. Esos datos se utilizaron después para orientar la revisión de las políticas y los programas establecidos, en colaboración con numerosos asociados.

El resultado general es que el Níger va camino de alcanzar el ODM sobre la mortalidad infantil en la fecha prevista, esto es, 2015, gracias a la voluntad y el liderazgo políticos, y al apoyo de los donantes, pero sobre todo a la determinación de fortalecer la capacidad de un país para mejorar la salud de su población.

Compartir