Acerca de la OMS

Entrevista a Andrew Cassels

Mayo de 2014

El Dr. Cassels fue Director de Estrategia de la OMS en la Oficina de la Directora General, y en los últimos años ha participado activamente en la labor de reforma de la Organización. Linda Larsson habló con él sobre las prioridades de liderazgo de la OMS.

Linda Larsson: ¿Cómo se decidieron las prioridades de liderazgo?

Andrew Cassels: Empezamos con una lista bastante larga de unas 26 prioridades, clasificadas por categorías propuestas por los Estados Miembros. Como 26 eran demasiadas, nos preguntamos: «¿Cuáles son las áreas más importantes en las que la OMS tiene que ejercer realmente su liderazgo en los próximos seis años?». Y la respuesta fue las áreas intersectoriales con respecto a las que la OMS desea ejercer su influencia en los debates a nivel mundial y que agrupan actividades de todos los niveles de la OMS.

Linda Larsson: ¿Hubo otras prioridades candidatas que no se llegaron a incluir en la lista?

Andrew Cassels: No, no creo. Las prioridades están alineadas con la declaración hecha por la Directora General para su segundo mandato. También están estrechamente vinculadas con lo que va a ocurrir con la agenda para después de 2015. Uno de los mensajes más claros que nos llegó de los Estados Miembros, tanto del Norte como del Sur, fue que habíamos de concluir la labor relativa a los ODM; evidentemente, esa pasó a ser la prioridad número uno. Las enfermedades no transmisibles han de formar parte de la agenda sanitaria mundial y constituyen un área en que el liderazgo de la OMS es crucial; esa se convirtió pues en la segunda prioridad.

«Los Estados Miembros desean que la OMS muestre claramente que concede prioridad a las causas más amplias de la mala salud y la inequidad.»

Dr. Cassels

La cobertura sanitaria universal es un tema estrella de la actual función de liderazgo de la Organización, que cuenta con un apoyo enorme por parte de los Estados Miembros, por lo que fue bastante fácil decidir su inclusión. El acceso a los medicamentos es un buen ejemplo de una esfera en la que la OMS presenta una ventaja comparativa real. La Organización en su conjunto se preocupa por que las personas tengan acceso a los productos médicos que necesitan.

La seguridad sanitaria es una cuestión por la que se conoce bien a la OMS, pero pensamos que había que hacer hincapié en un aspecto concreto relacionado con esa prioridad para garantizar que los países contaran con la capacidad oportuna para aplicar el Reglamento Sanitario Internacional (RSI). Así pues, definimos de forma más precisa esa prioridad, y especificamos que, como mínimo, los países debían contar con la capacidad necesaria para aplicar el RSI a más tardar en 2016. Por último, los determinantes sociales, económicos y ambientales de la salud reflejan un cambio fundamental. Demuestran que la OMS no se interesa solo por las causas biomédicas, sino por todas las causas de la mala salud. La Organización actuará como defensora de la salud en toda una serie de esferas que pueden afectar a los resultados sanitarios.

Linda Larsson: ¿El concepto de los determinantes de la salud parece difícil de comprender? ¿Por qué?

Andrew Cassels: Creo que es difícil comprenderlo porque puede tener un alcance muy amplio y porque la gente interpreta la noción de determinantes sociales de la salud de distintas maneras. Los Estados Miembros desean que la OMS muestre claramente que concede prioridad a las causas más amplias de la mala salud y la inequidad.

Cuando comenzamos a pensar en la reforma, estaba bastante claro que los Estados Miembros se dividían en dos grandes grupos: uno que quería fundamentalmente conceder suma prioridad a la presencia de la OMS en los países, para que esta prestara apoyo práctico y actuara como intermediario neutral, habida cuenta de los diferentes tipos de asesoramiento que los países reciben. Un segundo grupo de Estados Miembros consideraba que las prioridades de la OMS estaban mucho más relacionadas con la función normativa de la Organización.

A medida que ha ido avanzando la reforma, un tercer grupo de países, en su mayoría grandes economías emergentes, ha propuesto una tercera forma de ver a la OMS: como eficiente actor político que trabaja en pro de la salud -ya sea en el ámbito medioambiental, como en relación con el acceso a medicamentos, el comercio, etc.- y trata de desempeñar una papel de promoción mucho más eficaz. A mi modo de ver, la labor relacionada con los determinantes sociales gira en torno a esta tercera noción.

Linda Larsson: ¿Es posible que esas prioridades cambien de aquí a 2019?

Andrew Cassels: Yo creo que no, aunque el equilibrio entre ellas puede que cambie. Es posible que se llegue a prestar una atención mayor a los determinantes sociales, económicos y políticos de la salud y que la OMS desarrolle una labor que esté más o menos relacionada con uno u otro. Por lo que respecta a las demás prioridades, me parece que es más probable que se produzca un cambio en la función de la OMS, más que en las propias prioridades, ya que estas son bastante amplias.

Compartir