Acerca de la OMS

Carta de la Dra. Margaret Chan, Directora General de la OMS

El proceso de reforma de la OMS sigue avanzando, como se documenta en este número de change@WHO. Estamos empezando a observar algunos cambios concretos, mientras paralelamente se exploran otras posibilidades.

El Duodécimo Programa General de Trabajo y el presupuesto por programas 2014-2015 ya han sido aprobados. Estos documentos fundamentales que rigen la labor de la OMS son los primeros que saldrán a la luz como parte del proceso de reforma.

El Duodécimo Programa General de Trabajo, organizado en torno a áreas de liderazgo, establece una visión estratégica de alto nivel para la OMS, con las prioridades correspondientes y una orientación general. Su objetivo es lograr que la labor de la OMS tenga un carácter más estratégico, selectivo y eficaz.

El presupuesto por programas está organizado en torno a categorías de trabajo y sienta las bases para responsabilizar a la OMS de la obtención de resultados por inversiones presupuestarias específicas. Por primera vez, presenta un panorama de todos los recursos financieros, de toda procedencia, brindando así a los Estados Miembros la oportunidad de aprobar y supervisar el presupuesto en su totalidad.

Otra importante prioridad de la reforma ha sido la de asentar nuestra labor en unos pilares financieros más robustos. El primer diálogo sobre financiación se llevó a cabo en junio con la finalidad de garantizar que el presupuesto aprobado estuviera financiado en su totalidad. Un requisito para una buena gestión es adoptar una perspectiva realista del dinero que finalmente se allegará. Esta nueva iniciativa, que ha sido una fuente de enseñanzas tanto para los Estados Miembros como para la Secretaría, proseguirá con una segunda reunión este mes de noviembre. El diálogo sobre la financiación figura también en el orden del día de las reuniones de los Comités Regionales, que comienzan en septiembre.

Un punto que afecta directamente al personal son las reformas de las políticas en materia de recursos humanos, que culminarán al final de este año en una nueva estrategia y plan de aplicación para los próximos tres años. Las reformas comprenden procedimientos de contratación simplificados, una plataforma de ciberaprendizaje para facilitar el desarrollo profesional, un nuevo sistema de gestión del desempeño y un sistema mejorado de administración de justicia.

De interés igualmente para el personal es la política de movilidad y rotación de WPRO, que entró en vigor en 2009. Esta política ayuda a respaldar uno de los objetivos principales de la reforma, como es el de dotar a la OMS de la flexibilidad necesaria para responder a los complejos desafíos sanitarios del siglo XXI.

Compartir