Acerca de la OMS

Carta de la Dra. Margaret Chan, Directora General de la OMS


20 de noviembre de 2012

Cuando emprendí la reforma de la OMS a comienzos de 2011, imaginaba una organización «adaptada a sus fines», capaz de responder con celeridad y eficacia a los problemas de salud pública de hoy y a los que se presentarán mañana.

Los Estados Miembros acogieron favorablemente esta iniciativa y han guiado el proceso, llegando a un consenso respecto de muchas esferas de reforma y proporcionando orientaciones a medida que avanzamos. En definitiva, lo que todos queremos ver son cambios que mejoren el funcionamiento de la OMS en un momento de desafíos sanitarios excepcionalmente complejos y una época de austeridad casi mundial.

Eso entraña un compromiso por parte del personal competente de la OMS y un uso de los recursos más estratégicos, así como una eficiencia mayor para gestionarlos. Supone también adoptar un planteamiento más estructurado y concreto para el establecimiento de las prioridades. Implica una clara compresión de las necesidades de salud a las que la OMS puede aportar la mejor respuesta. Supone una disciplina que se deben imponer los Estados Miembros en cuanto a lo que esperan de la OMS. Y todo ello significa, en última instancia, un programa de trabajo cuyo impacto en los resultados sanitarios se puede medir, que cuenta con una financiación adecuada y suficiente y del que la OMS puede rendir cuentas fácilmente.

"Y todo ello significa, en última instancia, un programa de trabajo cuyo impacto en los resultados sanitarios se puede medir, que cuenta con una financiación adecuada y suficiente y del que la OMS puede rendir cuentas fácilmente."

Dra. Margaret Chan, Directora General de la OMS

Hemos hecho algunos progresos, que se señalan en el presente boletín. Desde un primer momento, los Estados Miembros reconocieron que algunas reformas se podrían introducir con rapidez, mientras otras llevarían más tiempo. He puesto en marcha algunas reformas en materia de gestión que entran en mi esfera de competencia.

La Organización ha reducido la amplitud de sus actividades. Los gráficos que figuran en este boletín muestran el ahorro registrado gracias a la reforma de las políticas de personal y de viajes, si bien las variaciones de los tipos de cambio siguen suponiendo un grave problema. Hemos encontrado el modo de eliminar algunas capas de burocracia y de avanzar más rápido. Por ejemplo, se ha simplificado el proceso de contratación del personal encargado de dirigir nuestras oficinas en los países, lo que ha permitido reducir notablemente el tiempo necesario para cubrir los puestos vacantes, sin por ello pasar por alto las normas para la contratación. Está previsto adoptar un planteamiento similar para la contratación de otras categorías de personal, incluidos los epidemiólogos y los oficiales técnicos.

La reforma de los procedimientos para el establecimiento de las prioridades en la OMS es una cuestión importante y urgente. Los Estados Miembros han aprobado un pequeño número de criterios y de categorías de trabajo para racionalizar y hacer más transparente el proceso de establecimiento de prioridades. Esos preparativos facilitan una buena parte de la difícil tarea que tenemos por delante, y que se abordará en un primer momento en la reunión del Comité de Programa, Presupuesto y Administración en diciembre.

Juntos estamos acometiendo un ambicioso y amplio programa de reforma. Aguardo con interés su orientación sobre las siguientes medidas audaces que habrá que adoptar.

Compartir